miércoles, 12 de diciembre de 2007

Cómo analizar al auditorio antes de hablarles

He encontrado una interesantísima entrada sobre
How to Analyze Your Audience When Preparing for Public Speaking. Está en el blog titulado Ian's Messy Desk, un sitio que recomiendo vivamente a quienes cumplan con, al menos, dos requisitos básicos, verbigracia:
  1. Saber inglés.
  2. Tener curiosidad y ganas de aprender elementos de Retórica
Si cumples con el primero, lo mejor que puedes hacer es ir allí y leer la entrada correspondiente; si no cumples con el segundo, mejor búscate un blog dedicado a Paulina Rubio o algo así.

Para quienes no dominen la noble lengua de la Biblia del Rey Jaime, aquí va un resumen de lo que dice Ian.
El auditorio está renunciando a tiempo de ocio o de trabajo para escucharte, y eso es porque tienes algo que decir. Haz que les merezca la pena.
  • Primero, lo primero: ¿quiénes son esas personas?
    • ¿Cuál es su grupo demográfico (edad, sexo, procedencia...)?
    • ¿Tienen algún tipo de predisposiciones o prejuicios?
    • ¿Hasta qué punto conocen la materia?
  • ¿En qué circunstancias van a recibir la información?
    • ¿En una sala de conferencias enorme o en un pequeño seminario?
    • ¿Vas a necesitar equipo de luz y sonido?
    • ¿A qué hora del día vas a intervenir?
  • Toma en cuenta al auditorio aquí y ahora
    • Mírate como uno más del auditorio y pregúntate: "¿Cómo me afecta este mensaje, aquí y ahora?"
    • En tanto que orador, ¿qué le puedes ofrecer a tu auditorio?
    • ¿Qué van a poder entender, aceptar, apoyar o considerar importante porque les parece importante?
  • Establece objetivos para el auditorio
    • ¿Qué quiero que sepan?
    • ¿Qué quiero que hagan?
En cuanto que haya quedado definido el quién, cómo y porqué de tu auditorio, estás listo para pasar a preparar tu discurso.


Powered by ScribeFire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por colaborar. Los comentarios del blog tienen que ser aprobados por mí antes de aparecer publicados. Por favor, ten un poco de paciencia y, si quieres, sigue echándole un vistazo a lo que hay por aquí. Saludos.